martes, 28 de enero de 2014

Sencillamente irreal

Mientras vertía el whisky barato en el vaso pensó en mirar si hacía poco que se había conectado al WhatsApp y preguntarle si era feliz. Imaginó su cara de sorpresa ante la pregunta. Echó un poco de Pepsi y tras abrir cuidadosamente el envoltorio de la tableta de chocolate cogió un trozo.
Se le ocurrió que un día tenía que preparar un post sobre los envoltorios o packaging que suena más profesional. Fue en busca de la libreta y escribió esto que ahora estáis leyendo.



sencillamente irreal inspirado en tanaka



----------------------------------------------------------------

Basado en una obra de Ikko Tanaka



Lo sé, soy la agrupación de desórdenes mentales más pedante que te has encontrado