jueves, 19 de abril de 2018

En el paredon del pensamiento

Estoy en un punto de mi vida donde el verdadero desafío es saber por cual de mis proyectos debería decidirme



4 habitaciones de hotel baratas

No puedo seguir en esa zona de grises en la que el éxito se confunde con el fracaso. A veces, necesitamos recomenzar.


miércoles, 18 de abril de 2018

sábado, 14 de abril de 2018

Refugio maternal

De alguna forma siento algo que me desgarra y yo vuelvo mis ojos hacia ti


Esto se puede considerar un versus: Danza Invisible vs. Miguel Ángel Martín. La letra la pone el grupo de Javier Ojeda y yo me he encargado de destrozar una portada que hizo Miguel Ángel Martín para un recopilatorio de la serie Stereoparty...


miércoles, 11 de abril de 2018

En algun lugar del mundo

Justo a esta hora, en algún lugar del mundo, uno sigue intentado lo mismo que nunca le dio resultado, y otro se atreve y prueba algo nuevo... ¿no?




domingo, 8 de abril de 2018

El rojo y el negro

No sé cómo demonios has llegado hasta aquí, pero suponiendo que Google te haya traído por culpa de la novela de Sthendal "Rojo y negro", voy a intentar escribir este post con cierto estilo literario para que te quedes y sigas leyendo (tranquilo, tampoco copio ni trabajo en Rockdelux). Si Google te ha llevado hasta aquí por tu afición a la ruleta o a la música indie, entonces bienvenido porque el azar está relacionado con ambas cosas...

El rojo y el negro es el cuarto álbum de Egon Soda, la banda formada por Ricky Falkner (voz, bajo, guitarras), Ferrán Pontón (guitarras), Charlie Bautista (piano, teclados), Xavi Molero (batería), Pablo Garrido (guitarras) y Ricky Lavado (percusión).

“En ‘El rojo y el negro’ se aúnan dos conceptos complejos: por un lado, el rojo político de la mirada crítica, presente en unas letras más explícitas y con cierta voluntad de crónica personal. En esta ocasión, la poética ha dejado paso a la política, siempre en eterna lucha. Y por otro lado, el negro. Un homenaje a la música de raíz afroamericana en sus distintas manifestaciones (el funk, el blues, el jazz, el latin) y, a la vez, una reivindicación de la noche, de lo rapaz y conspirativo”, dice la nota de prensa.

Hasta aquí llegó la objetividad, yo no voy a analizar el disco ni las canciones, para eso tenéis un montón de webs, especializadas o no. Ahora llegan mis desvaríos -artísticos o no- propios de mi cuarentalescencia. Nunca había escuchado a Egon Soda y es que a mi me gusta la música indie pero he mamado la nacional de los inicios de los 90 y la británica, también de ese período, y no estoy actualizado. Y eso que Egon Soda está catalogada como una superbanda indie nacional, evidentemente por la trayectoria de sus miembros. Así que este es mi primer acercamiento/devoramiento de uno de sus discos (no pongo "de el último de sus discos" para no ser gafe y para que el post no se quede obsoleto rápidamente).



El primer tema de El rojo y el negro es Lucha de clases que comienza con "No voy a rendirme ¿me oyes?"



Con perlas como "Respiro pero ya todo es toser" - "Saber no deja de doler" - "yo soñé con ser arista y no tuve lo que había que tener" - "Mi alma me subroga el alquiler"
o "...perforando esquisto..."

El disco continua con Espíritu de la transición

Ni más ni menos que "no pudiste arrancar tu voto a los lobos" y claro entonces...

Pana socialista/Padre comunista